Noticias & Novedades

Todo lo que debes saber sobre rellenos faciales

No siempre es necesario pasar por el quirófano cuando queremos tratar una parte del rostro para rejuvenecerla. Con técnicas mínimamente invasivas también podemos obtener resultados espectaculares.Los tratamientos con infiltración de rellenos faciales son una excelente alternativa cuando no queremos recurrir al bisturí, ya que podemos remodelar el rostro y rellenar surcos. Cuando nos hacemos un relleno facial podemos retomar inmediatamente nuestra actividad diaria, ya que es una técnica que no requiere quirófano ni ingreso hospitalario.

Con la infiltración de rellenos se puede conseguir principalmente dos resultados: Por una parte se pueden reducir las zonas con depresiones cutáneas donde hay arrugas o surcos, pero también se pueden utilizar para remodelar en áreas concretas como nariz y mentón o dar volumen en labios para armonizarlos con el resto del rostro.

Los rellenos faciales están clasificados en dos grupos:

Rellenos no reabsorbibles: Son rellenos que no disminuyen con el tiempo, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegirlos porque en un futuro puede requerir que se haga otro tipo de tratamientos para volver a armonizar el rostro.

Estos rellenos pueden ser bifásicos (microesferas de metacrilato) u homogéneos (poliacrilamida, polialquilamida y silicona). Es importante conocer que estos rellenos están prohibidos en Europa y que dan muchas complicaciones a corto, medio y largo plazo, por eso es importantísimo recurrir a médicos certificados y con amplia experiencia en el campo de la medicina estética.

Rellenos reabsorbibles: Son los más demandados actualmente en las clínicas de medicina estética por su seguridad y excelentes resultados. Su efecto dura entre 6 meses y un año y se puede repetir el tratamiento pasado ese periodo sin ningún problema.

¿Qué tipos de relleno reabsorbible puedo inyectarme?

  • Ácido poliláctico: Esta sustancia, muy popular entre las celebrities, favorece la producción de colágeno consiguiendo un efecto tersor. Es muy efectivo cuando se quiere redensificar la piel y dar firmeza al rostro.
  • Ácido hialurónico: Es el relleno más utilizado por su alta tolerancia, su fácil manejo y los buenos resultados. Es 100% compatible con el organismo y rara vez presenta efectos secundarios más allá de los propios de la técnica (molestia temporal, pequeño hematoma, ligero hinchazón o enrojecimiento). Dependiendo del resultado que se persiga, el profesional utilizará una densidad diferente, si el objetivo es dar volumen se utilizará una densidad diferente que si se quiere conseguir hidratación.
  • Grasa propia (lipofilling o filler con grasa autóloga): Es una alternativa natural que asegura que no haya rechazo. Se extrae grasa propia de una parte del cuerpo y se inyecta en zonas concretas. Hay que tener en cuenta que solo se mantiene un 60-65% de cantidad inyectada, por lo que sería necesario más dosis que con otros rellenos.
  • Hidroxiapatita cálcica: Actúa como precursor de la producción de colágeno en las zonas donde se hace la infiltración. Tiene un efecto un poco más duradero que otros rellenos, alrededor de los 2 años.
  • Colágeno: Puede ser de origen bovino o de origen humano. En el caso del colágeno hay que hacer pruebas de alergia antes de la infiltración para evitar posibles reacciones indeseadas. Se puede utilizar para relazar labios, rellenar arruguitas de expresión o atenuar cicatrices o marcas de acné. Su efecto no se prolonga tanto en el tiempo como otros rellenos, por lo que los profesionales suelen preferir otras alternativas frente al relleno de colágeno.

Ahora que ya sabes más sobre rellenos faciales, puedes pedir cita aquí para que podamos asesorarte sobre la mejor técnica y relleno para conseguir un resultado natural y elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *